Colegio Oficial de Ingeniería Geomática y Topográfica
© PER GEOMETRIAM VERITAS

D. Israel Quintanilla, colegiado y miembro del Comité de Expertos del COIGT, participa en un proyecto europeo para testear en Benidorm el uso de drones en el reparto de mercancías

ImagenNoticia
Técnicos del estudio ensayan en Benidorm el vuelo de estos dispositivos para detectar posibles interferencias provocadas por los rascacielos de la ciudad.
A finales del mes de abril, el parque urbano del barrio de Els Tolls, en Benidorm, se convirtió en un auténtico laboratorio urbano para poner a prueba un innovador proyecto de la Agencia Espacial Europea que tiene como objetivo: “El uso de drones para el transporte y reparto de paquetes o mercancías en cualquier entorno, tanto rural como urbano, y que en el futuro podría facilitar el reparto de todo tipo de productos, como alimentos o medicinas a zonas de difícil acceso”. Las pruebas fueron supervisadas por técnicos de los dos centros tecnológicos participantes: la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), para detectar las posibles interferencias que pudieran causar los edificios en los sistemas de posicionamiento por satélite europeos que emplean los drones para poder volar.

«Benidorm es la única ciudad donde se van a realizar todos los ensayos de vuelos reales, que nos están permitiendo testar toda la investigación previa que hemos desarrollado en los dos centros tecnológicos, para poder analizar y validar en un entorno urbano complicado los algoritmos y las interferencias de los sistemas de posicionamiento por satélite Galileo y EGNOS, los GPS europeos», «Benidorm es el escenario perfecto para validar estos procedimientos por las particularidades de su skyline: edificios altos, que ofrecen las condiciones menos idóneas, por lo que sabemos que si aquí las pruebas salen bien, después su extrapolación a cualquier otra ciudad es mucho más sencilla» explica el col. 8584 Israel Quintanilla, profesor de Ingeniería Aeronáutica e Ingeniería Geomática y presidente de la Comisión de drones de la UPV.

El vuelo de drones en entornos urbanos requiere de un permiso especial, puesto que la legislación impide este tipo de operaciones por el riesgo de accidentes que esta práctica podría conllevar sin un exhaustivo control. Según explicaron los técnicos, en la ciudad se están llevando a cabo vuelos «en espacios controlados y acotados desde tierra», de modo que ninguna persona puede acceder al área que se está sobrevolando.

Este proyecto, coordinado por Pildo Labs y adjudicado por la GSA (dentro del programa marco de la Unión Europea Horizon 2020) ha sido bautizado con el nombre Delorean, casualmente coincidente con el nombre del famoso coche de la película Regreso al Futuro, pero que poco o nada tiene que ver con él. En realidad, Delorean se refiere a las siglas de la denominación completa del proyecto en inglés: «Drones and Egnss for LOw aiRspacE urbAN mobility». En él, colaboran también el propio Ayuntamiento de Benidorm, a través de la Unidad Aérea de la Policía Local; así como grandes empresas del sector tecnológico, de paquetería y de la aviación, como las españolas Airbus, Correos, PildoLabs y Geonumerics o la alemana Bauhaus Luftfahrt

Enlaces relacionados: https://www.coigt.com/noticia/2978

 
 
  • Delorean.PNG
  • Proyecto aereo.jpg